Versada General

pdf  Versada General 

 

 

A modo de epígrafe

parafraseando a

Xavier Villaurrutia:

 

A mí mismo me prohíbo

revelar nuestro secreto:

decir su nombre completo

o escribirlo cuando escribo.

 

§ 

Boté a la mar la botella

por ver si llega el mensaje;

así, después de su viaje

supiera estos versos ella.

 

 § 

Morena color madera:

te quiero volver jarana;

que en mis manos te tuviera

sonando de madrugada;

con timbre de voz viajera,

con ecos de voz oceana.

 

 § 

En el carro te durmías,

¿soñando con quién estabas?

¡Qué bonita te mirabas,

como el sol que amanecía!.

 

§ 

Luna llena en tu mirar,

en creciente enamorada,

en menguante está enojada.

Luna nueva pa’ empezar.

 

§ 

La mar estaba picada;

el viento estaba norteando:

Y yo por tí suspirando

recordando tu mirada.

 

§ 

Eres fuente de ternura

venero de inspiración;

Un lucero en la negrura,

dicha de mi corazón.

  

§ 

Me gusta verte contenta

por ser alegre y sonriente,

pareces Luna Luciente

que de la Mar sale lenta.

 

§ 

Cambiaste la buena fortuna,

la tiraste por el lodo:

Qué te permita la Luna

volver a brillar cual oro.

 

§ 

Lucero del alma mía

¿Qué tiene tu corazón?

¡qué tus lágrimas no vacían

la carga de tu dolor!.

 

§ 

Hay recuerdos que te llegan

por el rumbo del rencor.

Deja que llorando vengan

tal vez se vuelvan amor.

  

§ 

Andando en la mar andando,

andando en la mar andé;

no sé que ando pensando

pero ya me equivoqué.

 

§ 

Voy a clavar una estaca

para trazar los linderos.

Y colocar una placa

para advertir con letreros:

¿Qué le va a hacer la nahuyaca

a aquel que es buen viborero?

 

§ 

Ví que la hierba del campo

platica muy dulcemente,

a tu espíritu consiente

si la escuchas con encanto.

Y te aleja del quebranto

para liberar tu mente.

  

§ 

Con tu belleza le cedes

esplendor a la alborada.

La sonrisa que posees

colorea la madrugada.

Los ojitos que tú tienes

iluminan la mañana.

 

§ 

Primavera en tu sonrisa,

primavera en tu mirada.

Eres floración sin prisa,

lucero de madrugada.

De la vida eres premisa,

bella mujer adorada.

 

§ 

Suspiros al viento doy

cuando me acuerdo de ti.

No puedo volver en mí

y me olvido de lo que soy.

Sólo por amarte así,

enfermo de amor estoy.

  

§ 

Te vo’a llevar a nadar

donde brinca la tonina,

por ver si vuelves a amar

como antes me querías.

Yo no te puedo olvidar

pues sueño en ti noche y día.

 

§ 

¡Oye pájaro buchón:

tú que vuelas en parvada!

Transporta mi corazón

hacia el rumbo de mi amada,

que con él va mi pasión

y deseos de madrugada.

 

§ 

Me embelesa la dulzura

de tus pechos juguetones.

Los adornan con ternura

como flores tus pezones.

¡AH qué linda tu figura

que agiganta mis pasiones!

  

§ 

Me voy al fondo del mar

para tratar de olvidarte,

nunca voy a regresar

pero siempre voy a amarte;

ahí  te pondré un altar

donde yo pueda rezarte.

 

§ 

Ahora que recordé

me puse a pensar y digo:

no me acuerdo como fue

que me emocioné contigo.

Y es que me enamoré

pensando que era tu amigo.

 

§ 

¡Qué lindo ve tu mirada!

siempre con mucha ternura.

Pareces enamorada

con tus ojitos de luna.

Quisiera tenerte abraçada

enrollado en tu cintura.

 

§ 

Eres la luz encantada

que reina en mi sentimiento.

Eres la luz de alborada:

luz de mi firmamento.

Eres  mujer amada;

estrella del pensamiento.

 

§ 

Ví que la hierba del campo

platica muy dulcemente,

a tu espíritu consiente

si la escuchas con encanto.

Y te aleja del quebranto

para liberar tu mente.

 

§ 

Ya me voy a retirar

te lo digo Amigo mío.

Sólo te vine a avisar

de mis locos desvaríos,

Si me llegas a extrañar,

vivo allá en Boca del Río.

 

 

§ § § § § § § § § § § § § § § § § 

Voy a pedir al jilguero

me preste su bello canto,

para decir sin quebranto

que el Eterno va primero.

Y con trovar jaranero

en palabra de alabastro,

llevo la luz de un buen astro.

De Rut hijo y  Jeremías,

me llamaron Pablo Elías

soy Arboleyda Castro.

 

 § 

No te ofendas compañero:

no te quiero importunar;

es que soy sólo un laudero

y ya me puse a trabajar.

Y si quiere usted chismear

dé unos pasos por ahí.

Pues de chamaco yo aprendí

que al estar en un taller

si no tiene na’ que hacer:

no lo venga a hacer aquí.

 

 §  

La vida en su resplandor

va dictando sus lecciones

y templando corazones

nos dirige con su amor.

Nos abriga en su calor;

nos arropa con su fuego,

su energía nos muestra luego

pa’ tejernos con su mano

y mostrarnos los arcanos

de su gran divino juego.

  

 § 

Una calandria al cantar

se puso a versar y dijo:

aquí tengo un acertijo

que debes solucionar.

A ver si puedes contar

los instantes de un segundo

que han transformado al mundo

en este instante preciso;

pon intención con permiso

para mirar lo profundo.

 

  § 

Un resplandor del Oriente

anuncia nuestra Alborada.

Se hilvana a la Madrugada

con ese fulgor creciente.

Y la Tierra es recipiente

de ese regalo preciado.

Teje su manto sagrado

que hace al Sur resplandecer:

comienza el amanecer

en el Jardín del Venado

 

En el Jardín del Venado

comienza el amanecer.

La Aurora lo hizo crecer:

el Creador se ha presentado.

De claridad se ha empapado,

pues su Música Callada

colorea nuestra morada

en esa hora luciente.

Un resplandor del Oriente

anuncia nuestra Alborada.

 

 §  

 Solamente la Nobleza

es la madre del Honor;

y con ella no hay temor

de enfrentar a la vileza.

Lo expresaré con certeza:

causa es la hipocresía

terrible mal padecemos,

más con ella no entendemos

Voz de la Sabiduría

y hasta nos ensordecemos.

 

No escuchamos la Verdad,

sólo un eco de mentira;

corazón que llena de ira

eclipsando la amistad.

¡Qué te acabes falsedad!

deja al corazón  indicar

el camino que hay que andar

y que el odio no complique,

para que no perjudique

lo que debe continuar.

 

  § 

 No me atrevo a descifrar

los arpegios de la vida;

y es que es cosa escondida

no se puede develar.

Parece desafinar

con sus grandes decisiones.

Yo no sé por que razones

es que estamos destemplados

y de tiempo atravesados:

No entendemos sus razones.

 

 § 

No le temo al acertijo

misterioso de la Vida.

Causa asombro en gran medida

a cada instante prolijo.

Y nos causa regocijo

al igual nos mueve al llanto,

entre penas y quebrantos

entre albricias y alegrías.

Pues la Vida en su poesía

conserva siempre su encanto.

 

  §

 Cuando fluye la poesía

desde el alma atormentada,

que de penas va cargada

y de gran melancolía.

Nos regresa la alegría,

nos afina el corazón

y nos sienta en el balcón

del cortejo de la Vida

luego sientes en seguida

que te aclara la razón.

 

 § 

Yo soy del Norte y del Sur

del Poniente y del Oriente,

yo nací en Aguascalientes

y vivo aquí en Veracruz.

Camino bajo la luz

de luna llena plateada

en mi playa nacarada

donde el río desemboca.

En una oración se evoca

paz en la noche estrellada.

 

  § 

 Me gusta el campo florido

cuando lluvido amanece,

Y en mi alma reverdece

un sentir agradecido,

que me mantiene reunido

por el amor a la Tierra;

Y en hondo sentir se encierra

de la vida la Poesía

cual si fuera joyería;

guardarlo siempre quisiera.

  

Guardarlo siempre quisiera

para poderlo versar,

para volver a cantar;

cantarlo con voz de sierra,

o si voz marina fuera

para que sea recibido

que no caiga en el olvido,

para saber conservarlo;

luego poder enseñarlo

para que así sea compartido.

 

 

§ § § § § § § § § § § § § § § § § 

Cual si fueras trotamundos

en un mundo de juglares,

con tus versos sin iguales

siempre espérate un segundo:

primero vigea al mundo

pero antes pide permiso;

pues siempre hay compromiso

cuando ejecutas el son,

pues con él va el corazón;

nunca olvides este aviso.

 

 § 

Labra para ti un buen nombre

y no olvides tu linaje,

siempre te ayuda en el viaje:

te invito a ser un buen hombre,

porque eres hijo del Roble:

de esa madera sagrada

que siempre está reforzada,

pues te ayuda a conquistar

en tus pasiones triunfar,

lucha de cada jornada.

§ § § § § § § § § § § § § § § § § 

 

  § 

Me lo dijo  un pajarito,

un pajarito sonriente:

no le hace que de repente

vaya a romperse el hilito.

Si quieres te lo repito

despacito y muchas veces:

A ver si ahora si creces

y por fin te despabilas

en tu destino confías

y gozas lo que mereces.

 

 § 

Yo soy el poeta anónimo

que en verso eleva su cántico;

puedo decir hoy eufórico

que no se ensombrece mi ánimo.

Me encuentro siempre magnánimo

con la palabra poliédrica,

y así generar la métrica:

– que es un detalle minúsculo –

para así hacer el opúsculo

de hallar la rima simétrica.

  

 § 

Doy gracias a la Amistad

que haz sabido prodigarme,

con ese honor halagarme

que es muestra de tu bondad.

Como muestra de lealtad

a tu persona preciada

sea en esta forma enviada

esta muestra de contento,

con todo mi sentimiento

a tu Amistad dedicada.

 

 § 

Me dio gusto recibir

en mensaje tan florido

el recuerdo colorido

de tus ojos al vivir.

Con ese lindo sentir

brilla el brillo de tu pelo;

ensortijado cabello

causa de envidia del sol,

y me vuelve admirador

de tus lucientes destellos.

 

 § 

Un viejito de Extramuros

municipio de Alvarado

sin ser en ciencias versado

afirmaba muy seguro:

Si se encuentra usté’ en apuros

pues no puede comprender

del mundo su proceder,

más vale que me lo crea:

pa’ que el mundo, mundo sea

de todo debe de haber.

  

De todo debe de haber

y ansina suena bonito,

que no comete delito

quien diferente va a ser.

Sólo debes comprender

las palabras del conjuro:

si no quieres desfiguros

mejor estar quietecito,

me dijo muy quedito

un viejito de Extramuros

  

 § 

Visitarte no he podido

como hubiera yo deseado,

no creas que te he olvidado

el tiempo no me ha asistido.

Y no es causa del olvido

te tengo siempre presente

mi niña convaleciente

te deseo que te mejores;

ahora te envío entre flores

un beso para tu frente.

 

 § 

Para aprender a versar

has de encender el sentido,

por un instante al olvido

has de arrojar tu pensar.

Si te pones a contar

sin oír la melodía

de gracia estará vacía,

pon entero el sentimiento

y en ese mismo momento

te llenarás de poesía.

 

  §  

Tu relajada y tranquila

deja que fluya tu fuerza

ya no te pongas tan tensa

que fluya tu alma marina.

Un resuello te reanima

y te da seguridad

pues sabes que la verdad

existe dentro de ti;

y debes de descubrir

cómo la puedes usar.

 

 § 

Respuesta a una pregunta de Ruy [1]

El peso de un contrabajo

así como el de una astilla,

tiene respuesta sencilla

si la miras desde abajo.

Si vas a tomar el atajo

que recomienda Pablera

encontrarás la manera

de poderlos comparar

y sabrás que pesan igual

porque ambos son de madera.

 

 Como ambos son de madera

tienen los cuatro elementos:

el agua, la tierra y el viento

que el fuego del sol uniera.

Sólo la mano laudera

ha de hacer la diferencia

que se encuentra en la paciencia

el trabajo y la maestría

haciendo en madera poesía

creando con excelencia.

 

 § 

Cuando algún árbol de muere

da su vida a la Madera

y lo que en vida viviera

recordarlo siempre puede.

Tal vez así mejor suene

y sus historias nos canta

o tal vez nos encanta

con sus callados murmullos:

un sonido de cocuyos…

y nuestros males espanta.

  

Lo aprendió a pleno monte

antes que fuera semilla:

Donde labra la polilla

y también mata el desmonte.

Pregúnteme uste’ a dónde

quiero con esto llegar:

la Madera es singular;

tiene siempre alguna historia

que la tiene en su memoria:

y la debes  recordar.

 

  § 

La Puerta del Sotavento

se abre de par en par,

quiere dejar pasar

gozosa y con gran contento

a músicos e instrumentos:

que vienen tocando los sones.

Son de distintas regiones

Huastecos y del Poniente

traen de Tierra Caliente

gustito a los corazones.

 

  § 

 Muy cerca de Tres Zapotes

la jarana conocí

gran bendición recibí

en Ejido Boca’ el Monte.

Benito Mazaba Golpe

San Antonio de la Huerta

fue quien me abrió la puerta

¡Qué D’s le dé bendiciones

pues por todas sus acciones

me ha enseñado a estar alerta!

 

 § 

Un chejerito me dijo

como se hace una jarana

que suene como campana

y que cause regocijo.

Ya resuelto el acertijo

las construyo a mi manera

tengo el alma de madera

y yo en mi suerte confío,

yo vivo en Boca del Río

soy su servidor Pablera

   

§ § § § § § § § § § § § § § § § § 

 Cuando anda por la casa

la ilumina con su luz;

Como planta de orozuz

la perfuma cuando pasa.

Con el corazón en brasa

por estar enamorado

de su cuerpo iluminado

y de  su vientre tan fecundo

va este verso vagabundo

a mi mujer dedicado.

 

Señora guapa y bonita

yo te quiero declarar

que tú me haces suspirar.

Y tu figura me invita

a decir muchas cositas

muy cerquita de tu oído;

que este tiempo no se ha ido,

lo conservo cual tesoro,

Es por eso que te adoro

y a tus pies estoy rendido.

  

Tengo el boleto comprado

sólo me falta viajar,

quisiera poder volar

para llegar a tu lado.

Ver tu mirar encantado

con esos lindos destellos

que hay en tus ojos tan bellos

y enrollarme en tu cintura

abrazarte con ternura

y acurrucarme en tu cuello.

  

Al ver la mar en mi playa

siento una dicha inaudita,

de recordarte bonita,

de recordar tu mirada.

Con ese mirar de hada

hoy mi ser se ilumina

que de forma repentina

la versada desinhibe:

color de la mar Caribe

tu mirar aguamarina.

  

Para competir contigo

vistió en colores la mar,

y no los pudo igualar

ni en arrecife tranquilo.

En su carrera ha seguido

buscando en todas sus playas,

en caletas y ensenadas

en bajos de agua cubierta,

hasta en las islas desiertas

y no le ha servido de nada.

 

Para competir contigo

la mar vistió de colores

que en tus ojos cantadores

hay como en puerto de abrigo.

Un servidor es testigo

que funcionan como imanes

ese par de talismanes:

del cielo tienen reflejos

que me han dejado perplejo

y me alejan de mis males.

§ § § § § § § § § § § § § § § § § 

  

 § 

Aunque soy feliz casado

me emocionan las chamacas;

Me fascinan las mulatas

de cuerpecito abultado;

Con largo veste entallado

se pasean  por la calle

luciendo su lindo talle

como milpas en miyahua,

o como la palma de yagua,

hace que mi alma  estalle.

 

 § 

Vide una linda criatura

¡qué bonita su cadera!

de etérea belleza era…

…balanceaba su cintura

que ritmaba su figura

cuando ella caminaba

mientras el viento jugaba

ondulando su vestido.

Con un placer escondido

sus secretos dibujaba.

 

  § 

Tu sonrisa tan radiante

es el sol de mediodía,

que me trae la melodía

del sentimiento brillante

que me mantiene constante

como fiel admirador

de tu belleza y candor,

de tu rostro y tú figura;

tu alegría y tu ternura

y de tu gran resplandor.

 

 § 

Me enamoró tu talento

y tu forma de Poesía,

que es la voz de Alejandría

que te la llevas con tiento;

No le piensas el intento,

siempre sabes como sigue

pues a tu instinto persigues

pa’ llegar al infinito;

Con rimar siempre bonito

ser mi musa consigues.

   

Me enamoró tu candor,

tu silueta delgadita

dibujada en tu faldita

que iluminas con rubor,

Ese rostro encantador

y tu encanto virginal,

tu presencia tan floral

y lo dulce de tu canto,

Por eso te quiero tanto

por ser tan primaveral.

  

Me enamoró tu Poesía

y tu forma de rimar,

tu manera de mirar

y tu voz de lejanía,

que me tienen en porfía

por no poderte decir

lo que llego yo a sentir

cuando cerquita te siento.

Con todo mi sentimiento

¿qué te pudiera pedir?

 

 §  

Hoy me levanté temprano,

me despertó la tristeza;

recordando la belleza

de su rostro tan lozano,

la caricia de sus manos

y el paisaje de su cuerpo.

Hoy lo digo y esto es cierto;

no pensé que extrañaría

sus sollozos de aquel día,

pues mi cariño no ha muerto…

 

Ya no me causa dolor

el encarar su recuerdo;

los labios ya no me muerdo

para acallar mi clamor

al recordar su calor

y su abrazo enternecido;

pues estuve adolorido

y enfermo del corazón;

ya recobré la razón

pues ya encontré el sentido.

  

Ya no me causa dolor,

sólo me acuerdo y suspiro.

Y en el aire que respiro

encuentro calma al furor

que se convirtió en ardor

-fuerte brasa que quemaba-

que luego se transformaba

en una calma impaciente;

luego sentí de repente

que ya no me lastimaba.

 

 § 

Un pajarito enjaulado

cantaba con gran tristeza

y expresaba con certeza

por qué se siente angustiado.

Se sentía desesperado

por no poder declarar

que la empezaba a extrañar,

lleva su amor escondido

nunca le había sucedido

y es causa de su pesar

  

 § 

Morena dulce’leche

te quiero comer todita,

Quiero en una probadita

darte el amor que mereces

en un vaivén que se mece

que es un instante infinito,

hacerte sentir bonito:

toda la dicha y placer

que  provocas, tu mujer

pues me tienes rendidito.

 

 § 

Hermosa flor de Alhelí:

estos versos te dedico.

Y por favor te suplico

que no te alejes de aquí,

para poder describir

un elogio a tu hermosura

alabando tú figura,

y exaltando con vehemencia

tu prudente inteligencia

y tu infinita ternura.

  

 § 

Cuando tu cuerpo contemplo

me pongo a temblar y digo:

quisiera tenerte conmigo

para ingresar en tu Templo,

No te fijes como tiemblo,

parece que estoy nervioso,

o tal vez esté ansioso

por poderte acariciar,

tus lindos labios besar

en un instante dichoso.

 

 § 

Como droga placentera

que embrutece los sentidos,

el sentido ensombrecido

sumido en falsa quimera.

Ya no encuentro la manera

de dejar esta demencia

que me inunda de impaciencia

y me llena de ansiedad,

tristeza y felicidad

pues me acompaña tu ausencia.

 

 § 

Llevo tu nombre en la mano

derecha, con la que escribo

estos versos que concibo

y que tú me haz inspirado.

Espero que sean de tu agrado

pues salen del corazón;

van cargados de un pregón

que tu belleza provoca:

la sonrisa de tu boca

y tus labios de pasión.

 

 § 

Del rosal que me ha floreado

brotaron muchos botones

irradiando sus primores

el jardín han adornado.

Con tanto botón rosado

me he acordado de ti

rememorando feliz

tu femenina beldad

pues no he podido olvidar

tu mirar de roseguí.

 

 § 

Ya las orquídeas florean

están en su temporada

abre la flor encantada

que su esencia blanquea.

Si tú pareces como ella

o bien se parecen a tí

es la duda que aquí

te he querido planear

pues no he podido aclara

en qué me confundí.

 

 § 

Tan bonita toda tú

como mañana de abril;

tan fragante cual jazmín,

hermosa cual cielo azul.

Un rayito de la luz

que irradia tu lozanía

ilumina el alma mía

y me alegra el corazón

llenándome de emoción

tu beldad en demasía.

  

 § 

Otorga al mundo el favor

de conservarte bonita,

con ojos de lucecita

tan linda como una flor.

Con ese gran resplandor

que sale de tu sonrisa

tan suave como la brisa

lluvia fresca en primavera

tu sonrisa es mensajera

de tristeza que agoniza.

 

Regala al mundo el favor

de conservarte bonita,

deja que tu aura bendita

lo inunde con tu fulgor.

Con ese gran resplandor

que exhala de tu presencia

que lleva la quintaesencia

de etérea femineidad;

sublime serenidad

que brilla con refulgencia.

 

Obsequia al mundo el favor

de conservarte bonita,

como linda florecita

nos perfumas con tu olor.

Fragancia de bella flor

que emana de tu figura

que engalana la hermosura

de tu ser primaveral:

Elegancia natural

engarzada con ternura

  

 § 

Una mujer chaparrita

de relucientes destellos,

de ojos-luceros bellos

y una bembita chiquita.

Respingada naricita

rodeada de tez morena,

parece la luna llena

sonriendo desde el oriente

cuando sale lentamente

plateando la mar serena.

  

 § 

Cuando una mujer es bonita

y quiere su rostro arreglar

sólo se debe enjuagar

para iluminar su carita.

Sólo agua necesita

y me lleva a razonar

que es fácil imaginar

lo que en la mente se fragua:

¡cómo quisiera ser agua

cuando te vas a bañar!

 

Agua quisiera ser

cuando te vas a bañar;

poder tus labios besar

y tu cuerpo recorrer.

Quisiera esa agua beber

cuando a tu piel acaricia,

saciarme con la delicia

de tu piel tan tersa y suave.

Cuando tu cuerpo se lave

y te vista la pudicia.

  

 § 

Como una noche estrellada

los brillitos en tus ojos

que me hace caer de abrojos:

ojitos de madrugada.

Con esa aura encantada

que incrementa los destellos

que hay en tus ojos tan bellos,

cual lucero en la negrura

de tu pelo y su espesura,

que lacio cae en tu cuello.

 

 § 

Como sol de amanecer

después de gélida noche

de belleza haces derroche

entibiando todo mi ser.

Empieza ahora a crecer

conforma avanza el día

el amor del alma mía

a tu persona preciada

linda mujer encantada

con sonrisa de alegría

  

 § 

Como el manto vaporoso

de la brisa matutina,

tu vestido es la neblina

que enmarca paisaje hermoso.

Horizonte majestuoso

como una etérea acuarela

sutil belleza revela,

cual germinado en un sueño,

es el sublime diseño

que transluce entre la tela.

 

 § 

Si te hace falta un amigo

o una palabra de aliento

no lo dudes un momento

que puedes contar conmigo.

No lo eches al olvido

en caso de sufrimiento

por algún resentimiento,

también por una alegría

cuenta con conmigo Alma Mía

te llevo en el sentimiento.

  

 § 

Tío Don Daniel Cabrera

el Eterno te sostiene;

con tu jarana te tiene

al pié de su Cabecera.

Oj-Alá que se pudiera

el poder volver a oir

y que vuelvas a repetir

tu verso de despedida:

¡tan bonita que es la vida

y tenerse que morir!.

 

 § 

Tengo gusto compañero,

tal como había platicado;

quejarse sería pecado

pues de milagro no muero.

Buenas nuevas me trajeron

las albricias del doctor,

de alta por fin me dio

y jarocho he renacido

ahora vivo agradecido

¡a D’s gracias digo yo!.

  

  § 

Yo soy como el guaruzo:

con vida después de aliñado,

acabo de ser operado

y ya me encuentro bien buzo.

El doctor que me compuso

dice que ya estoy repuesto

de una hernia me ha compuesto

zurciendo una vieja herida

que traía descosida

y a gozar estoy dispuesto.

 

§ § § § § § § § § § § § § § § § §  

En el carro te durmías,

¿soñando con quién estabas?

¡Qué bonita te mirabas,

como el sol que amanecía!.

 

Por apagar los luceros

zapateando amaneciste,

al Astro Rey salir viste

el tercer día de febrero.

Y después de ese desvelo

más lo que vivido habías,

mucho sueño te vencía.

Me imagino que por eso

cuando ya ibas de regreso

en el carro te durmías.

 

Tus ojos al fin cerraste

sin que yo te lo pidiera,

y de muy linda manera

tu mano en mí posaste.

En mí te recargaste;

e hizo que me extrañara:

pues dormida suspirabas,

y por no ser indiscreto

me pregunté en secreto:

¿soñando con quién estabas?

 

Vi tu rostro tan radiante

como linda florecita.

Y como a mirarte invitas

te observé al instante.

Ví como vigiante

la amanezca te bañaba,

la prima luz matizaba

bellamente tus fulgores,

y brillaban tus primores.

¡Qué bonita te mirabas!

 

Yo no olvido ese momento,

lo guardo en el corazón,

lo llevo con devoción

porque es puro  el sentimiento

que me llena de contento

y reboza de alegría:

pues tu faz resplandecía

( te lo dice un caballero:

discreción siempre primero )

Como el sol que amanecía.

  

 § 

La gracia no está en cantar,

ni en saber verso bastante;

es necesario llevar

la música en consonante.[2]

 

Puedes estar entonado

y poder elevar tu voz;

pues gran merced es de Dios

el que estés bien afinado.

Si tu resuello es templado

ponte ya a considerar

que si tú quieres cantar

pues tu voz no nada es fea,

más vale que me lo creas:

la gracia no está en cantar.

 

Puedes ser un versador

y la rima comprender,

y la métrica entender

al querer hablar de amor.

O hacer versos al Creador

buscando gracia asonante.

Pero si eres ignorante

del ritmo del corazón,

no te sirve la razón

ni el saber verso bastante.

 

Puedes ser un jaranero,

requintero o bailador;

y puedes ser el mejor

como el prodigioso arpero,

o violinista certero

y la arqueada dominar.

Nunca debes de olvidar

cada instante del momento:

pues el son con sentimiento

es necesario llevar.

 

No te atravieses de tiempo:

qué te importa la porfía

si en tu alma hay armonía:

saca tu casta y talento.

No pienses en el intento

mejor siente en ese instante;

siempre resulta importante

al corazón escuchar,

si quieres saber llevar

la música en consonante.

 

  § 

Quemé la flor que me diste

por ver si así te olvidaba,

pero más te recordaba,

¿pues qué chingaos le pusiste?

 

Como acto desesperado,

pues ya había enloquecido,

del sentido ensombrecido

y de la razón despojado.

Me sentía desolado

desde el día que te fuiste;

en mi juicio te metiste

 al sentir esa emoción.

Con dolor del corazón

quemé la flor que me diste.

 

De mi jarana la saqué

un poquito confundido,

y al estar ahí jodido

en ese instante pensé:

imaginé no sé por qué

(en cada mujer te miraba;)

creí que hechizada estaba

y hasta después de sentirla,

decidí en fuego sumirla

por ver si así te olvidaba.

 

Creí poderte olvidar,

y se juntaron mil recuerdos;

me sentía menos cuerdo

por tus ojos recordar.

Decidí la flor quemar

por ver si me aclaraba

y al ver que se quemaba;

pues creí que era el remedio

de poner al fuego en medio:

pero más te recordaba.

 

Quise tu rostro ver

pues me cansé de extrañarte,

y de tanto memorarte

aumentaba el padecer.

Me dije: no puede ser

y no sé si lo supiste

que hasta el fondo te metiste,

aunque estés mal carpinteada.

Me  recarga la tiznada.

¿Pues qué chingaos le pusiste?

 

 § 

 Luna Llena en tu mirar,

en Creciente enamorada;

en Menguante está enojada,

Luna Nueva pa’empezar.

 

Brilló la Luna de Enero

anunciando Candelaria;

como en Isla Barataria

anuncia buen derrotero.

Este es un caballero

que no deja de admirar

cuando empieza a recordar

esos pálidos sonrojos

 porque llevas en tus ojos

Luna Llena en tu mirar.

 

El amor te hace bonita

como la Luna en Creciente;

tu luz interna enciende,

que pareces la velita

de una linda flamita

tan perfecta y tan lozana

con esa aura encantada

y tan cauto proceder,

pues eres una mujer

en Creciente enamorada

 

A menguar dijo en Febrero

y trajo un Norte furioso

que me hizo sentir ansioso

sin saber causa primero.

Con sentimiento agorero,

al no ser contestada

una pregunta educada

creí que estabas ausente;

luego sentí de repente:

en Menguante está enojada.

 

Siempre la vida nos lanza

recorrer muchos caminos,

cuando muestra sus designios,

a la angustia la desguanza.

Así guardo la esperanza

de volver a contemplar

ese tu lindo mirar

que me mantiene al pendiente

y  espero siempre impaciente

Luna nueva pa’empezar

 

 § 

En el día hace calor

el aire las hojas mueve;

mirando una hermosa flor

que al atardecer conmueve,

también recuerdo tu amor

en las noches cuando llueve [3].

 

Ayer empezó el verano,

terminó la primavera

cerrando un ciclo que encierra

memorias de cuán te extraño.

 Ese recuerdo ermitaño

tiene de invierno el sabor,

y quisiera olvidarlo yo

pero no sirve de nada,

pues en esta temporada

en el día hace calor.

 

En la brisa de la mar

que sopla desde el oriente

viene el rumor presente

que no te puedo olvidar.

Y me consuelo al pensar

que en tu corazón resuene

mi verso, y  el viento eleve

la música del ramaje,

cuando pasa entre el follaje

el aire las hojas mueve.

 

En el jardín floreciente

que crece con el estío

yo te contemplo amor mío

en un capullo inocente.

Tu evocación no está ausente

como tampoco tu olor,

aún en días de sopor

siento el alma de hielo;

y sólo encuentro consuelo

mirando una hermosa flor.

 

La melodía de la tarde

carmena melancolía,

cuando acaba con el día

la susurra con alarde.

Que en tu memoria se guarde

y que tu corazón lleve

la música que resuene

para que incendie acaso

la luz tenue del ocaso

que al atardecer conmueve.

 

En noches de luna llena,

menguante luna de junio,

en noches de novilunio

o en la creciente más plena,

extraño de tal manera

tu silueta y tu candor,

tu rostro, tu resplandor,

tu presencia como de rosa

y entre todas esas cosas

también recuerdo tu amor.

 

 Tal vez la nube viajera

que riega su bendición

alegre mi corazón

volviéndose mensajera

de las nuevas que trajera

y de esa manera las lleve,

dejando así de relieve

lo que yo siento por ti,

y quizá te acuerdes de mí

en las noches cuando llueve.

 

 § 

Bote a la mar la botella

por ver si llega el mensaje;

así, después de su  viaje

supiera estos versos ella.[4]

 

Como náufrago perdido

que vive en isla desierta,

que el recuerdo le despierta

todo aquello que ha vivido.

Aquel recuerdo escondido

brilla ahora cual centella;

por consejo de una estrella

escrito quedó en papel,

y con el sentimiento aquel

boté a la mar la botella.

 

Sin saber de su destino

confiando en la buena suerte

con un sentimiento fuerte

sé que será recibido.

El mensaje peregrino

ha pagado su pasaje,

cabalgando en el oleaje

de mi amor lleva la oferta;

ahora me encuentro alerta

por ver si llega el mensaje.

 

Pueden pasar muchas lunas

sin llegar a su destino

sé que el recado marino

mantendrá buenaventura.

Que no encuentre amargura

el envase, ni el menaje

que halló en su seno hospedaje

y pueda su carta entregar

y su misión culminar

así, después de su viaje.

  

Aunque han pasado los años

nunca ha pasado aquel día

que en mis brazos la tenía

aunque estemos hoy lejanos.

Con todo mi ser la extraño

mientras la nota navega,

y para que ella me crea

no me quedó más remedio

de que a través de este medio

supiera estos versos ella.

 

Supiera estos versos ella

recién abra la redoma,

platicándole en su idioma

una glosa mensajera.

Que le cuente la epopeya

de lo que le ha sucedido

a ese verso manuscrito

que fue para ella creado,

luego a la mar confiado

sin pensar en el olvido.

  

Así, después de su  viaje

con todos sus avatares

y periplos en pleamares

sin tener lugar de anclaje.

De cristal el embalaje,

alma de tinta en papel,

fortuna por timonel,

Aldebarán por compás,

es el navegante audaz

a quien mi verso confié.

 

Por ver si llega el mensaje

porque tengo la esperanza

y conservo la confianza

de su buen peregrinaje.

Algún día un almanaque

contará de su proeza

del haber llegado ilesa

sin su carta de marear,

con orientación lunar

y tan sólo una promesa.

 

Boté a la mar la botella

con la marea en creciente,

con un oleaje imponente

cuando subió la marea.

Y no ha dejado más huella

de haber surcado la mar

sin miedo de naufragar

llegará hasta su destino

para que sea recibido

y en su corazón palpitar.

 § § § § § § § § § § § § § § § § § 

 

 § § § § § § § § § § § § § § § § § 

Te extraño en noches de luna llena

y cuando la luna se esconde tras la tormenta;

te extraño cuando la noche al día se lleva.

Cuando en la almohada tu recuerdo queda

y la soledad es mi compañera,

como si acompañado de ti residiera;

te siento tan cerca como si en ti estuviera.

 

Quisiera que mis ojos te vieran,

que yo acariciar y besarte pueda.

 

Te extraño cuando el día a la oscuridad se lleva

y amanece como si el día llorando estuviera.

Cuando la tardezca paciente llega

y la nochezca tiñe de oscuro la noche entera;

cuando el novilunio a la luna menguante acarrea.

 

También te extraña la luna nueva.

 

Extraño tu primavera cuando mi otoño llega;

cuando el invierno al verano conserva

y de nuevo hacia tu floración navega,

pues es regresar a ti y hacia los recuerdos que el corazón extrajera

que se tejen cual si fueran enredadera.

 

¿Cómo no va a ser de esa manera si te miro donde quiera?

En un ave viajera, en la playa y en la arena

o en la gente que camina por la acera

que parece que es mi condena

y me ata a ti con férrea cadena.

 

Le he puesto tu nombre a una estrella

para que una esperanza me oriente hacia tu alma buena

pues tu recuerdo es lo único que me queda.

 

Un sueño me recuerda tu silueta

donde tu caricia y tu abrazo me consuela;

me sueño enraizado a ti en caricia eterna

y tu imagen se dibuja a la luz de una vela.

 

Te extraño en noches de luna nueva

y en silencio te lloro lágrimas de pena.

 

Me pregunto por qué la suerte traicionera

me alejó de tí de esa manera.

La pregunta al aire queda

esperando la respuesta que al olvido pierda.

 

 


[1]  Ruy Guerrero preguntó qué era más pesado entre una astilla y un contrabajo.

[2] Cuarteta anónima copilada en El Zapote, Municipio de Alvarado, Ver., a Don Antonio Virgen Enríquez.

 

[3] Sextilla de Claudio Naranjo Vega de la Boca de San Miguel, Mpio de Tlacotalpan, Ver

[4] Décimas de cuarteta con retorno obligado

Anuncios

1 comentario »

  1. EUNICE MINERVA said,

    Bravo Pablo¡¡, sabia que eras poeta, pero me has dejado …asombrada, gratamente asombrada…tardezca, nochezca… se oye bonito.
    besos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: