Textos lauderos

 

 El famoso Chéjere  conocido científicamente como Centurus aurifrons o  por su sinonímia (Melanerpes aurifrons

Aquí hay dos pláticas que realicé acerca de mi actividad como laudero, ambos documentos están en pdf:  Una sobre construcción de jaranas y requintos jarochos por invitación de Escuela de Laudería del INBA en Querétaro:

La jarana y el requinto jarochos pdf

Y la siguiente se relaciona con el desarrollo de ideas matemáticas necesarias para la construcción del dipasón entrastado de los instrumentos de cuerda tañida tan necesaria en los instrumentos jarochos:

El dipasón de los instrumentos pdf

Ambas son una aportación de un servidor a que la música suene bien afinada aunque hay que recordar que:

La gracia no está en cantar

ni en saber verso bastante,

es necesario llevar

la música en consonante.

El siguiente documento no es de conferencia alguna sino de la reflexión sobre las anteriores, mismo que fue compartido con al Maestro A. Corona

 

Temperamentos Mesotónicos el y Son Jarocho pdf

Te invito a leerlos

 

El mismísimo Chéjere trabajando

 

Acerca del Taller

Pablera en el Taller de Laudería El Chéjere

Actualmente el Taller está saliendo del largo receso al que la enfermedad y el quehacer docente me ha precisado. Construyo jaranas jarochas, requintos jarocho también conocidos como guitarras de son y arpas. Actualmente estamos en una reelaboración del quehacer laudero debido a los compromisos que dejé antes del receso obligatorio que la salud y la docencia me han llevado. Mi tocayo el Maestro Pablo Pablito Campechano me pide que le enseñe a construir arpas al tiempo que tengo que terminar dos arpas que tengo inconclusas además  de 4 jaranas que quedaron inacabadas.

Hasta no cubrir esos faltantes el Taller de Laudería El Chéjere podrá poner a su consideración los instrumentos por un servidor fabricados. Mientras tanto si te interesa un buen instrumento jarocho te recomiendo que te pongas en contacto con Rodrigo Arboleyda, Pablo Campechano, Tacho o su hermano Camerino Utrera.

 

 

Historias del Taller

 

Pablera aprendiz

Un día siendo entrevistado para un programa de radio infantil del IVEC me preguntaron los niños qué es la caja acústica a lo que conteste que es un espacio de aire que rodeamos de madera para hacerlo vibrar. Un taller es exactamente lo mismo: un espacio de aire que rodeamos de trabajo para hacer vibrar.

Para que vibre bonito debe haber armonía y limpieza aunque sea poca la herramienta pero bien ordenada siempre. Y cordialidad en el trato. Cuando estaba en el IVEC el taller estaba a la vista de todos e invariablemente tenía curiosos: unos con muy interesantes aportaciones o ideas y otros casos de lamentar.

Para alejar esos personajes se pegó en la ventana la siguiente décima no espinela:

 

No te ofendas compañero,

no te quiero importunar

que sólo soy un laudero

y ya me puse a trabajar.

Y si quiere usté chismear

de unos pasos por ahí ,

pues de chamaco yo aprendí

que al estar en un taller

si no tiene na’que hacer

no lo venga a hacer aquí.

 

Un acto de terrorismo temperamental  muy común debido a las debilidades humanas fue contrarrestado por la acción de las décimas no espinelas pegadas en la ventana:

 

Solamente la nobleza

es la madre del honor

y con ellas no hay temor

de enfrentar a la vileza:

lo diré con certeza

Causa es la hipocresía

del terrible mal que padecemos

mas con ella no entendemos

voz de Sabiduría

y hasta nos ensordecemos

 

No escuchamos la Verdad

sólo un eco de metira,

el corazón se llena de ira

eclipsando la amistad:

Qué te acabes falsedad

deja al Corazón indicar

el camino que hay que andar

para que el odio no complique

y que no se perjudique

lo que debe continuar.

 

Estábamos en el aparador, pero la vibra era bonita.  Ese aparador me permitió conocer a muchos personajes, los más asombrosos que he visto. A veces nos sentíamos como en pasarela por eso es que a veces trabajábamos de espalda a la ventana y evitar distracciones. Las distracciones en un taller pueden ser muy peligrosas porque hay que recordar que los dedos no retoñan. Evitar la distracción y pensar en la importancia de la seguridad.

Un día trabajando de espaldas a la ventana sentí una energía muy fuerte atrás de mí por lo que volteé hacia la ventana y cuál fue mi sorpresa al ver a un negro chaparrón muy fuerte de apariencia pigmea. Creo que tenía rato observándome y aunque no quiso distraerme lo sentí: era un Músico tradicional brasileño conocedor a profundidad de su tradición con conocimiento de rítmicas africanas y brasileñas además de ritmos caribeños. Tenía una conversa muy profunda. Me permitió tocar su berimbau y saber cuales  rítmicas africanas usamos en nuestros sones.

 El aspecto de una buena relación es importante para que un taller funcione. Trabajar en armonía hace que los corazones latan al unísono y así es más fácil oír a la madera. Había veces que estábamos varios trabajando y nos daba al mismo tiempo la necesidad de un sonecito y después otra vez a la madera. Estábamos todos en un mismo canal. Esa intimidad que genera el trabajo estimula el aprendizaje y el autoaprendizaje.

Pablera arpero

Cuando ingresé de aprendiz conocí a Ramón Gutiérrez Hernández quien todavía no dominaba las artes de la laudería ni llegaba a su actual virtuosismo en el requinto (guitarra de son, como él le llama). Terminaba su adolescencia y era como muchos hemos sido a esa edad; me tocó el honor de presentarle a J.S. Bach, a Moody Waters y John Lee Hooker quienes lo influenciaron mucho. El Moncho, como le decimos los que lo conocemos desde hace más de 20 años nos hablaba de un ser mágico que habita en su natal Tres Zapotes y sus sabias frases célebres. En aquel tiempo me comentó que iba a hace una antología de la sabiduría que El Gran Chacalalpoli, como llamaba al mítico personaje, le había heredado.

 Ramón Gutiérrez aprendiz

 

Trabajaba la laudería también Ticho, Patricio Hidalgo Belli, quien me enseñó a tocar por variación. Probablemente su influencia haya sido muy fuerte en mí al igual que Octavio Vega quien fue el que empezó a decirme Pablera. Tacho y Camerino Utrera de entrañable amistad. Ellos aparecían los sábados y luego nos ibamos al rancho de Santa Isabel del Hato a tocar con Don Esteban Utrera. El son en su esencia y en su medio.

Octavio Vega aprendiz

Una de las influencias más fuertes fue la de Don Andrés Güero Vega Delfín aunque no me haya enseñado nada de laudería; y es que tocar junto a él además de ser un gran honor es sentir como su energía te jala y te lleva a hacer música tan bien como si hubieras tocado bien siempre.

Dos Andreses famosos: El Maestro Don Andrés Alfonso Vergara y Don Andrés Güero Vega Delfín

Como decía arriba el taller estaba en la pasarela y un sábado llegábamos al taller de XEU, la estación de radio donde teníamos un programita. Estábamos Güero Vega y don Andrés Alfonso Vergara quien me estaba instruyendo en la construcción de arpas jarochas cuando apareció un muchacho joven a preguntarme qué medidas le daba a la caja acústica de las jaranas; le indiqué como lo hace el que escribe. En una caja acústica que estaba lista la toqué con los nudillos para indicarle el sonido que debe tener, le dije las medidas de la tapa, del diapasón y la calibración de las cuerdas. Al irse el joven de apariencia hipiosa el maestro Andrés Alfonso me hizo la observación de no andar divulgando mis secretos con tanta facilidad, a lo cuál Güero Vega le respondió:

–         Mira tocayo: nunca he construido un instrumento pero creo que esto es como la cocina: cada cuál tiene su sazón. ¿Cuánta gente le ha tomado medidas a tus instrumentos? y sólo los tuyos suenan a tí.

En otra ocasión lo entrevistaban para la radio y le hicieron la pregunta sobre las medidas de sus arpas a lo que respondió:

–         Pregúntenle a Pablo Arboleyda, él sabe cómo se hacen.

Pero no dio las medidas.

Don Andrés Alfonso Vergara

Y como dijo Gilberto Gutiérrez que enseñaba Tío Quiri – de quien aprendimos la laudería-:

 El Maestro es Maestro porque tiene la medida en el ojo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: